sábado, 14 de enero de 2017

Me ha encantado este poema de Magdalena S. Blesa

Instrucciones a mis hijos

Jamás un conato de daros la vuelta
Jamás una huida, por muchos que sean
Jamás ningún miedo, y si acaso os diera,
Jamás os lo noten, que no se den cuenta
Jamás un “me rindo”, si no tenéis fuerzas
Aunque fuese a gatas, llegad a la meta
Que nadie os acuse… ¡miradme a la cara!
Que nadie os acuse de dejar a medias un sueño imposible…
(Si es que los hubiera)
Yo no los conozco,
Y mira que llevo yo sueños a cuestas
Jamás, y os lo digo como una sentencia, ¡miradme a la cara!
Jamás en la vida paséis por el lado de cualquier persona sin una sonrisa
No hay nadie en el mundo que no la merezca
Hacedle la vida más fácil, ¡miradme!
A cada ser vivo que habite la tierra
Jamás se os olvide que en el mundo hay guerra
Por pasar de largo sin gloria ni pena delante de un hombre
Y no preguntarnos qué sueño le inquieta
Qué historia le empuja,
Qué pena lo envuelve,
Qué miedo le para,
Qué madre lo tuvo,
Qué abrazo le falta,
Qué rabia le ronda,
Qué envidia lo apresa…
Jamás, y los digo faltándome fuerzas,
Si el mundo se para,
Os quedéis sentados viendo la manera de que otro lo empuje
Remangaos el alma,
Sed palanca y rueda,
Tirad de la vida vuestra y de quien sea,
Que os falte camino,
Perded la pelea contra los enanos
No sed los primeros,
Que os ganen los hombres que no tienen piernas
No sabedlo todo,
Dejad que contesten los que menos sepan
Las manos bien grandes,
Las puertas abiertas,
Anchos los abrazos, fuera las fronteras
Hablad un idioma claro, que se entienda
Si estrecháis la mano, hacedlo con fuerza
Mirando a los ojos,
Dejando una huella
Prestad vuestra vida,
Regaladla entera
Que a nadie le falte ni una gota de ella
¡Cantad!
Que cantando la vida es más bella
Y jamás, os hablo desde donde nazca
El último soplo de vida que tenga,
Jamás una huida,
Por muchos que sean…

Magdalena S. Blesa
Escritora
¡Que difícil es escribir bien!

Esta tarde,sentada tranquilamente frente a la tele y medio adormilada, he escuchado a un conocido presentador decir: "iba detrás mía" y en ese momento se me ha pasado bruscamente el sueño.
Soy curiosa pero sobre todo dudo. Dudo al escribir sobre donde poner las comas, dudo en el tema b-v o h sí o h no, dudo con los acentos, es decir, no tengo seguro nada a la hora de escribir, aunque tan solo se trate de una nota para recordarme a mi misma que tengo que recoger de la tintorería un pantalón que mandé limpiar.

¿Que ha dicho? ¿Está bien dicho? ¿lo he oído bien? Me dirijo a mi libro gordo de Pepete, es decir a Google y le pregunto a la Real Academia Española y allí he encontrado este artículo y he decidido compartirlo con todos vosotros para que la próxima vez que oigamos alguna de estas expresiones no tengamos necesidad de saltar del sofá, soltando la manta que nos envuelve en esas tardes de siesta invernal:

Detrás de mí, encima de mí, al lado mío

En la lengua culta debe evitarse el uso de adverbios como cerca, detrás, delante, debajo, dentro, encima, enfrente con adjetivos posesivos; así pues, no debe decirse detrás mío, encima suya, etc., sino detrás de mí, encima de él, etc.
El origen de este error está en equiparar el complemento preposicional introducido por la preposición de (detrás de María) con los complementos de posesión, de estructura formalmente idéntica (la casa de María). Sin embargo, se trata de construcciones diferentes: en la primera (detrás de María), el núcleo del que depende el complemento preposicional es un adverbio (detrás), mientras que en la segunda (la casa de María) es un sustantivo (casa). Puesto que los adjetivos posesivos son modificadores del sustantivo, solo si el complemento encabezado por de depende de un sustantivo puede sustituirse sin problemas por un posesivo:
la casa de María = su casa o la casa suya.
Sin embargo, los adverbios no son susceptibles de ser modificados por un posesivo, de forma que no admiten la transformación descrita:
detrás de María no equivale a *su detrás, por lo que no es admisible decir detrás suya ni detrás suyo.
En consecuencia, para discernir si es o no correcta una expresión con posesivo, debemos fijarnos en la categoría de la palabra núcleo: si es un sustantivo, será correcta (puede decirse al lado mío, pues lado es un sustantivo); pero no será correcta si se trata de un adverbio (no puede decirse cerca mío, pues cerca es un adverbio).
Para no equivocarse, resulta útil saber que si se puede usar el posesivo átono antepuesto, la construcción con el posesivo tónico pospuesto será también válida:
Estoy al lado de María > Estoy a su lado > Estoy al lado suyo (correcto)
Giraban alrededor de ti > Giraban a tu alrededor > Giraban alrededor tuyo (correcto)
pero
Estoy detrás de María > *Estoy en su detrás > Estoy detrás suyo/suya (incorrecto)
Vive cerca de ti > *Vive en tu cerca > Vive cerca tuyo/tuya (incorrecto)
Por último, es importante señalar que el posesivo pospuesto debe concordar en género con el sustantivo al que modifica; así pues, debe decirse al lado suyo (y no al lado suya), puesto que el sustantivo lado es masculino.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Mis lecturas de los últimos tiempos


Desde el 14 de Mayo de 2012 no he añadido, tal como me comprometí conmigo misma, el comentario sobre mis libros leídos. ¡Desde el 14 de mayo de 2012! Más de cuatro años de lecturas sin comentar…
¿Cómo puedo recordar todo lo que ha caído en mis manos…? ¡Imposible!

Voy a recordar algunos títulos, a partir de los más recientes:
El asesinato de Sócrates.- Lo estoy leyendo
La niña del bosque
Patria.- Lo estoy leyendo
Voces de Chernobil
Todo esto te daré
Falcó.-Lo estoy leyendo
La hija del boticario
El libro de los Baltimore
La mujer que leía demasiado.- Aún sin leer
La princesa viuda
El silencio de la ciudad blanca.-Aún sin leer
El mal camino
Soy Pilgrim
El manuscrito de piedra.- Aún sin leer
El regreso del Caton.- Aún sin leer
La chica del tren
El amante japonés
Los ángeles de hielo
La maldición del camino de Santiago
Las normas de la casa
Diario de Gordon
Ve y pon un centinela
La testigo.- Aún sin leer
La camarera de Bach
Extraños en el tren nocturno.- Aún sin leer
Las aguas de la eterna juventud
La ley del menor
La maldición de los palmisanos
El aroma de las especias

Estos son algunos de los títulos que he podido recordar y que supongo pertenecen a los últimos tiempos. Como sigo con mi vicio de leer dos o tres libros al mismo tiempo, no estoy muy segura de sí me gustaron  o no. Leo deprisa y saltando de uno a otro y deseando terminarlos para empezar con los nuevos que me están esperando.


Otro día me esforzare en recordar los que más me han gustado pero por hoy ya vale.                                                                                                                                                                   
Lecturas del último año

Soy totalmente ácrata en esto de escribir, al igual que en lo de leer.
Desde el año 2012 no había comentado mis lecturas aquí en el blog y hoy, 31 de Diciembre de 2016 escribo dos entrada… Acabo de revisar lo que estoy leyendo, lo que he leído y lo que pienso leer y esto parece un cajón de sastre con todo tipo de estilos literarios: hay premios literarios, libros recomendados por gente de mi entorno, vistos en el escaparate de una librería o recibidos como regalo. Por todo ello hay algunos que sólo he leído el título, otros que he dejado a medias, cosa rarísima en mi porque aunque sea un bodrio, no soy capaz de soltarlo sin descubrir que fue lo que hizo que alcanzara fama el citado libro.
Tengo listados treinta y siete títulos que he leído este último año. Los que más me han interesado son los que tienen un trasfondo histórico y me descubren épocas del pasado o lugares lejanos con sus costumbres. Lógicamente no voy a listaros los treinta seis títulos porque resultaría muy aburrido, pero si me gustaría daros mi opinión sobre algunos:
Este año he leído los dos últimos títulos de María Dueñas: Misión olvido y La templanza (en privado os comentaría mi personal opinión).
El pentateuco de Isaac: En clave de humor, el sastre Isaac nos lleva a lo largo de dos guerras, diferentes países y varios campos de concentración.
La piedra de la paciencia: En un pueblo de Afganistán, una mujer cuenta y cuenta lo que siente, lo que piensa, lo que desea mientras fuera de los muros de su humilde casa la guerra y la violencia siguen.
El tango de la vieja guardia tiene un último capítulo en el que Pérez Reverte trenza y trenza pasajes de la novela hasta conseguir un final maravilloso, digno de un gran autor como él. Su otra novela, Hombres buenos es un homenaje a los “hombres buenos” que trajeron La Ilustración a España con La Encyclopédie luchando contra la ignorancia de este país nuestro.
Palmeras en la nieve me trasladó a ese país, África, donde residieron mis padres en unos años muy parecidos a los que cuenta la autora.
Las normas de la casa me ha descubierto la vida de las personas que padecen autismo o síndrome de Asperger y sus razonamientos.
La palabra más hermosa: En esta novela se mezcla el amor y el dolor de Sarajevo sitiada durante la guerra de Los Balcanes.
En el lector de cadáveres, así como en El cerrajero del rey he disfrutado conociendo países y épocas históricas que desconocía.
En resumen, leo y leo y disfruto leyendo y viajando por tierras lejanas, conociendo costumbres y épocas históricas también lejanas y desconocidas.

  


P.D. El resto de mis lecturas solo sería un listado de títulos más o menos interesante, pero no quiero cansaros con más títulos.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...



Se puede decir que ya estamos en Navidad. Todo está preparado para el encuentro familiar, aunque siempre surgirán, a ultima hora, pequeños detalles que solventar, pero sí, estamos en Navidad.
El nuevo año nos espera con todos nuestros buenos propósitos que vendrán a subsanar los errores cometidos a lo largo del año que acaba. Seguiremos equivocándonos porque somos humanos, pero a pesar de todo, a pesar del tiempo, a pesar de los años... buscaremos ser algo mejores, querer más a los que nos rodean, disculpar, perdonar y olvidar.



Rebuscando entre papeles he vuelto a encontrar este poema y aunque está dirigido a los jóvenes que inician la marcha por la vida, también es bueno para todos nosotros. 


NO TE DETENGAS
No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

Walt Whitman
(1819-1892)

Versión de: Leandro Wolfson

¡Feliz Navidad y venturoso Año Nuevo!